Viajar sola a Nueva York

Viajar sola a Nueva York

Después de varios países en Europa y de ir a Canadá, decidí viajar sola a Nueva York. Te cuento mi experiencia.

Si leíste más artículos de este blog, o si me sigues en Instagram, seguramente sabes que me gusta viajar sola por el mundo. En esta ocasión, entendiste bien: decidí ir a Nueva York. No es que nadie me podía/quería acompañar, sino que el plan desde el inicio era viajar sola a la Gran Manzana

En este artículo, te cuento todo de mi experiencia, desde mis miedos antes de viajar, hasta mis consejos para tener la mejor experiencia posible. 

Mis miedo al viajar sola a Nueva York

Buscando mi próximo viaje solitario a finales de 2023, empecé a buscar vuelos, sin tener un destino en mente. Estaba viendo reportajes en la tele cuando de repente, sale uno sobre el festejo de Año Nuevo en Nueva York. Fue cuando sentí la necesidad de viajar a esta ciudad en invierno. Ya sé, ¡así de fácil es convencerme de viajar!

Empecé a opciones de vuelos y no lo podía creer. Había ofertas para viajar de Barcelona a Nueva York, en vuelo directo, ida y vuelta, por menos de 280€ con Level. En este instante, pedí mis vacaciones y compré los vuelos. 

Viajar sola a Nueva York

Una vez comprados, me empecé a asustar: ¿realmente iba a viajar a una de las ciudades más grandes (e impresionantes) del mundo… sola? 

Todos conocemos Nueva York, aunque sea solamente por las películas: me imaginé caminar por la Quinta Avenida, al lado del Empire State Building o en el Puente de Brooklyn al atardecer. Pero empecé a pensar también en seguridad, me imaginé perdida en el metro o paseando por las calles buscando mi camino. 

Temía sentirme incomoda, imaginándome a mí comiendo en un restaurante sola, en medio de mesas de grupos de amigos riendo y preguntándose por qué no estaba acompañada. 

Si te cuento todo eso, es porque es lo que pasa por mi cabeza cada vez que me arriesgo a viajar sola. Sé que puede darme mucho miedo y despertar mis inseguridades, pero también sé cuánto lo disfruto, lo mucho que aprendo al hacerlo y la sonrisa con la que me levanto cada mañana. 

Así que, si tú también decides viajar solo/a a Nueva York, no te preocupes. Esos miedos iniciales son normales, acéptalos y planifica para viajar lo más tranquilo/a posible. 

Mi experiencia al viajar sola a Nueva York 

Finalmente llegó el día: me subí al avión con destino a Nueva York. Estaba estresada pero emocionadísima. 

Gracias a las búsquedas que había hecho antes de viajar, no me encontré con ninguna (mala) sorpresa. Sí, en Nueva York hay mucha gente en situación de precariedad en la calle, pero jamás me sentí en inseguridad durante el día. Por la noche, puedes encontrarte con más personas con una realidad complicada, pero si te quedas en zonas turísticas, no hay mayor problema. 

Esta ciudad es, según mi opinión, una muy buena opción para un viaje en solitario. Hay mil cosas que ver y hacer, así que es casi imposible aburrirse o quedarse sin plan. 

Además, por su ritmo, hay mucha gente comiendo sola en restaurantes, por lo que nunca me sentí incomoda. 

Por otro lado, descubrí que al estar por mi cuenta, la gente se acercaba mucho más fácilmente a mi. De hecho, como me veían quedarme en algunos lugares para tomar fotos, varias personas me venían a pedir ayuda para tomarles una. Sí sí, me volví la fotógrafa oficial para muchos: familias, viajeros solitarios como yo, parejas… Y obvio, aproveché para pedirles fotos también. 

En resumen, como siempre me pasa, al llegar al destino, se me fueron los miedos y pude disfrutar de esta experiencia. De hecho, diría que, hasta la fecha, fue mi mejor viaje solitario. Me ayudó a entenderme aún mejor, a pasar tiempo conmigo y a aceptar mis pensamientos. 

Mis consejos

Al viajar sola a Nueva York, sabía que tenía que hacer planes para poder disfrutar de este destino y no estresarme demasiado. 

Viajar sola a Nueva York, ferry Staten Island

La primera recomendación que tengo, sea a donde sea que vayas a viajar solo/a, es revisar el tema de internet. Es esencial poder estar conectado en cualquier momento de tu viaje por seguridad, pero también para poder ubicarte y no tener picos de estrés al perderte. Recuerda que es un destino que no conoces y que tendrás que arreglarte por ti misma/o, por lo que es mejor viajar preparado. 

Mi plan de teléfono actual no incluía roaming en Estados Unidos, así que tuve que comprar una eSIM de Holafly para tener internet ilimitado en mi destino. Es un servicio que ya usé en Canadá y Japón, y sé que funciona perfectamente.

Mi segunda recomendación es investigar los diferentes barrios de la ciudad, en cuanto a conectividad (metro, bus…) y seguridad para elegir la mejor opción para ti. 

En el caso de Nueva York, sabemos que, como toda ciudad grande, puede haber problemas de seguridad, sobre todo de noche. Investigué varias opciones y descubrí que, siguiendo los consejos habituales (cuidar tus pertenencias en todo momento o tener más cuidado al regresar de noche caminando, por ejemplo), la mayor parte del centro de Manhattan es bastante segura. 

Busqué opciones y encontré un hotel por la zona del Flatiron building. Es una zona más tranquila que Times Square por ejemplo, pero muy céntrica, muy bien comunicada (pasan las líneas de metro principales) y a buen precio. Te dejo el hotel que reservé por si lo necesitas. 

Otro consejo que puede ser útil es tener un presupuesto especial para taxi. En general, me gusta ir como local, tomando transporte público y ahorrando. Sin embargo, al viajar sola, siempre tengo un presupuesto extra para taxis en caso de necesidad.

Por ejemplo, mi vuelo llegó al aeropuerto JFK a las 10 de la noche. Luego de pasar seguridad e inmigración, salí rumbo a la ciudad cerca de las 11 de la noche. Sola, después de un vuelo de 8 horas y un cambio de horario de 6 horas, preferí tomar un taxi. Podría haber llegado en metro, pero todavía no conocía cuan seguro es el metro de Nueva York y menos de noche. Fue caro (unos 80€) pero valió la pena no estresarme en mis primeros minutos de viaje. De igual manera, puedo usar este presupuesto extra si llego a perderme en un barrio donde no pasa el metro o donde no me siento segura. Es mi puerta de salida de emergencia. 

Finalmente, mi último consejo es investigar los atractivos turísticos y tener una idea de ruta. Es bueno tener flexibilidad y poder ajustar tu itinerario para quedarte más en lugares que te gustaron, pero para tu tranquilidad, es importante que tengas ideas en mente. Además, recuerda que en la mayor parte de los destinos, hay museos que reservar con anticipación. Así que, un poco de planificación te ayudará.

Espero que mi experiencia te sea útil. No dudes en hacer preguntas en comentarios si algo no te quedó claro y regresa a contarnos tu experiencia. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *